Jeter: ¡‘Capitán 3.000’ en ‘hits’ y valores!

Derek Jeter, símbolo de los Yankees por sus números y su buen comportamiento. /// Foto tomada de nypost.com

Carga el ‘dos’ en su espalda cada vez que salta al terreno de un estadio de béisbol de las Grandes Ligas. Es un número pequeño, pero él lo ha agrandado durante 17 temporadas en su carrera y lo ha convertido en un símbolo de los New York Yankees.

Nombrar a Derek Jeter, paracortos, y que el sábado 9 de julio conectó un jonrón y se convirtió en el primer jugador de esta organización y en el 28 de la historia de las Mayores en lograr los 3.000 hits (ver y leer), es encontrarse con la esencia pura de la franquicia que en 27 ocasiones ha disfrutado del título de la Serie Mundial.

“Ganar, ganar y ganar” es el lema de los ‘Bombarderos del Bronx’ y de quien durante 37 años fue su dueño, George Steinbrenner. “Nada ha cambiado acá en comparación a mi primer año y la actualidad. Siempre esperan que ganemos”, resume así Jeter el significado de los Yankees.

Steinbrenner y la afición neoyorquina celebró el campeonato 22 en 1978 y a partir de ese momento arrancó una sequía poco usual. Se jugaba la temporada de 1995 y los Yankees no habían vuelto a la cima del béisbol.

Tarde o temprano la mala racha cambiaría y en 1996 llegó el manager Joe Torre a establecer una dinastía y al mismo tiempo arrancó a escribirse la leyenda de Jeter, el ‘chico maravilla’.

Debutó un 29 de mayo de 1995 en el Kingdome de Seattle contra los Mariners, pero los Yankees y Torre resolvieron darle definitivamente el puesto de titular el año siguiente.

Derek Jeter calentando antes de su primer juego en las Grandes Ligas. /// Foto tomada nydailynews.com

Jeter comenzó a sacar sus cartas ofensivas y defensivas desde el Opening Day de 1996. Le conectó un jonrón al mítico Dennis Martínez (Indians) y ejecutó una jugada defensiva de espaldas al cuadro.

El cuadrangular no implicaba que iba a ser un beisbolista de batazos de ‘cuatro esquinas’, siempre ha hecho buenos contactos para dar imparables y dobles hacia la banda contraria. Pero más que sus hits y su guante, la ambición ganadora estaba impresa en este joven de 21 años.

Un ‘yankee’ desde siempre

 Derek Jeter siempre quiso lucir el uniforme de los Yankees. /// Foto tomada de spartyandfriends.com

Motiva para cualquier deportista actuar en el equipo que se desea y Jeter fue afortunado con eso. “Es el equipo del cual era hincha cuando crecí. Es todo un orgullo y tradición cuando se tiene la oportunidad de jugar para esta organización. Estoy muy feliz de tenerla”.

Jeter no nació en New York, pero sí lo hizo al otro lado del río Hudson, en el estado de New Jersey, en la ciudad de Pequannock, el 26 de junio de 1974. A los cuatro años se lo llevaron a vivir a Kalamazoo, Michigan, pero durante los veranos iba a New Jersey a pasar tiempo con sus abuelos maternos y desde ahí arrancaron sus contactos con el béisbol y su amor hacia los Yankees.

Su abuela Dorothy Connors era una afiebrada por el equipo del Bronx y se sentaba junto a su nieto a ver los partidos por televisión hasta que en un verano de 1980 lo llevó por primera vez al Yankee Stadium. Ahí el niño de seis años se puso su meta: ser paracortos de esta novena.

A Jeter le gustaba levantar temprano a su abuela para jugar béisbol. /// Foto tomada de si.com

Familia, la clave

Derek Jeter al lado de su padre, Sanderson Charles; su madre, Dorothy; y su hermana, Sharlee. /// Foto tomada de oneclick.indiatimes.com

Sus padres, Sanderson Charles Jeter y Dorothy Connors, jamás le negaron a su hijo la posibilidad de soñar y, al contrario, le inculcaron la perseverancia y el trabajar duro para llegar a donde quería estar.

Las primeras incursiones por los diamantes del futuro capitán de los Yankees estuvieron en las pequeñas ligas y si uno se pregunta por qué siempre transmite el valor de la responsabilidad, es resultado de lo que le pasó ahí.

Una vez quiso saltarse una práctica para ir a pescar, pero el entrenador, que era su mismo padre, le advirtió que sencillamente no jugaría el próximo partido si eso sucedía.

La enseñanza le quedó grabada, lo mismo que cuando le dijo a su papá que había sido ponchado por culpa de un umpire. “Controla lo que puedes controlar”, le respondió. Otra lección aprendida, y a este pelotero jamás se le ve discutiéndole a quienes imparten justicia en los encuentros, sin importar si en algunas sentencias se equivocan con mucha evidencia. Las expulsiones en las Grandes Ligas no han tenido lugar en su hoja de vida y mucho menos verlo pelear en el terreno o reprocharle algo a sus compañeros.

Llegaron los Yankees a su vida

Derek Jeter con el uniforme del Kalamazoo High School. /// Foto tomada de myhero.com

Siendo más grande y estudiando en el Central High School de Kalamazoo, la ilusión de vestir el uniforme ‘rayado’ estaba más cerca. En la categoría senior bateó .508 (30-59), cuatro cuadrangulares, 23 carreras impulsadas, un ponche y 12 bases robadas en un mismo número de intentos, méritos suficientes para que en 1992, cuando se graduó, la Asociación Americana de Coaches de Béisbol lo nombraran como Jugador del Año.

Los Yankees ya le estaban siguiendo los pasos a este prodigio a través del cazatalentos Dick Groch, pero una beca de la Universidad de Michigan por poco se interpone.

Sin embargo, Groch insistió que “el único lugar de este jugador es Cooperstown (Salón de la Fama)” y que las convicciones eran claras: “primero, él quiere jugar béisbol profesional. Segundo, ser un ‘yankee’”.

Finalmente, fue la sexta selección en el draft de 1992 y, como pasa con todo prospecto que se firma, había inquietudes. “A los 17-18 años hacía swing a lanzamientos que se quedaban muy adentro. Uno se preguntaba si lograría hacer el ajuste contra lanzadores de las Grandes Ligas. Pero un día lo interrogué sobre si él mandaba la pelota hacia la derecha por decisión de él o de los pitchers. Respondió que bateaba hacia donde quería”, agregó Groch.

El matrimonio fiel entre Jeter y los Yankees comenzó con éxito. El paracortos aún necesitaba ganar experiencia y aprender cosas, por lo que pasó cuatro años en las ligas menores, donde complementó la educación que le inculcaron en su hogar.

Jorge Posada, actual bateador designado de los Yankees, tiene en común con Jeter la amistad. “Derek es mi mejor amigo en el equipo; es una persona que siempre la voy a tener en el corazón porque me ha ayudado mucho”.

Además, comparten el deseo de triunfar junto a los también íconos Andy Pettitte (retirado) y Mariano Rivera, con quienes ha alcanzado cinco anillos de la Serie Mundial (1996, 1998, 1999, 2000 y 2009). Posada considera que el desarrollo en las menores permite entender la mentalidad de Jeter.

Jorge Posada (izq.), Andy Pettitte (atrás), Derek Jeter (centro) y Mariano Rivera en la celebración del último título que lograron juntos, 2009. Jeter y Posada son los mejores amigos dentro del equipo. /// Foto tomada de nydailynews.com

“Jeter es un tipo que sale afuera a jugar la pelota. Y no juega por jugar. Juega para ganar todo el tiempo. No importa si está bateando o no, o si está caliente con el bate o no, siempre juega para ganar. No le gustan las excusas. Creo que la clave para que todos nosotros fuéramos así fue que tuvimos grandes instructores (Troy Hillman, Rob Thompson, Mark Newman y Gary Tremble) en liga menor. Los cuatro nos parecíamos mucho”, dijo Posada a ESPN.

No había dudas de la clase de jugador que se alistaba para ser el campocorto en 1996, año en el que durante el entrenamiento de primavera todo encajó a la perfección, como narra el libro The Yankee Years de Joe Torre y Tom Verducci, pues Jeter se encontró con un grupo de peloteros cuya prioridad era la meta del equipo por encima de la individual.

Los hechos legendarios 

A Jeter no le falta corazón, como cuando voló a las tribunas en 2004 por una pelota y la atrapó. /// Foto tomada de bleacherreport.com

En la temporada de 1996 bateó .314, impulsó 78 anotaciones y pegó diez jonrones, pero lo más importante es que demostró que para los momentos grandes pesaría y no decepcionó en la postemporada, donde ha acumulado varios récords. “Parecía como si llevara años en las Grandes Ligas”, recordó Paul O’Neill, figura de los Yankees y compañero de equipo de Jeter entre 1995 y 2001.

Los fanáticos de los Yankees y del béisbol en general difícilmente olvidarán el cuadrangular, polémico o no por la intervención del aficionado Jeffrey Maier,  que dio en el Juego 1 de la final de la Liga Americana de 1996 contra los Orioles para empatar el encuentro en la octava entrada.

En la Serie Divisional de 2001 frente a los Athletics, en el tercer choque, de la nada salió a cortar un tiro del jardinero derecho Shane Spencer luego un batazo de Terrence Long.

Lo magistral fue que buscó la pelota cerca de la línea de foul y se la pasó a Posada para sentenciar a Jeremy Giambi en el ‘plato’. Era un partido de vida o muerte, pues los de New York estaban a un juego de ser eliminados y Jeter salvó lo que era el empate 1-1 en este partido que al final ganaron 1-0.

Entre las jugadas defensivas de la historia de la postemporadas se encuentra la que Jeter ejecutó en Oakland. /// Foto tomada de myhero.com

En el quinto encuentro de la serie agarró en territorio de foul un batazo de Long y su cuerpo se esfumó en las gradas, aunque no tanto como cuando ejecutó una atrapada en 2004 contra los Red Sox por la misma zona y acabó en la tercera fila.

En los mismos playoffs de 2001 se ganó el derecho a ser nombrado ‘Mr. November’ cuando disparó un cuadrangular para dejar en el terreno a los Diamondbacks en el cuarto choque de la Serie Mundial e igualarla a dos encuentros. El reloj marcaba las 12 de la noche y era 1 de noviembre.

La amabilidad y más

Derek Jeter saca tiempo para atender a los fanáticos. /// Foto tomada de silive.com

“Él es tímido, aunque muchos no lo vean así. Pero se la lleva bien con la gente, es consciente de lo que es, lo disfruta y permite que los otros disfruten lo que hace”, describió una vez Torre a su pupilo y realmente tiene razón porque es abierto con los fanáticos, no le cuesta mirarlos, sonreírles y darles autógrafos.

La caballerosidad del número ‘dos’ está presente siempre, como en 1999 cuando hubo empujones entre integrantes de los Mariners y los Yankees. Jeter no hizo lo propio con Álex Rodríguez, y Chad Curtis le reprochó su pacifismo. Se limitó a decir que no era momento de confrontaciones. En ese entonces era muy amigo de Rodríguez, pero dejó en claro que su mente estaba y estaría por siempre concentrada en el juego.

Así como no duda en atacar una pelota, tampoco meditó mucho en reunir a sus compañeros, tomar el micrófono en 2008 para despedir el viejo Yankee Stadium y agradecerle a los fanáticos. Su discurso recordó al de Lou Gehrig cuando se le rindió un homenaje en 1939. Gehrig en ese entonces expresó desde su alma: “Me considero el hombre más afortunado sobre la faz de la tierra”.

Jeter, por su parte, habló del significado de actuar en los Yankees y cerró con un tributo a los fanáticos. “Es un gran honor llevar este uniforme. Hay mucha tradición, historia y memorias, que pasan de generación a generación. Lo que nunca cambia en los Yankees es el orgullo y la tradición, además de tener a los mejores seguidores”.


Ejemplo de todos

Derek Jeter maneja una fundación, The Turn 2, que promueve actividades para que los niños y los jóvenes no entren en el mundo de las drogas y el alcohol. /// Foto tomada de sportsillustrated.com

Todo lo anterior amerita que Jeter sea el más apropiado para ser el capitán, una tarea que le asignaron desde 2003 y la resume así: “No es difícil. Se trata de jugar duro y tratar de ganar”.

Sale nuevamente de sus palabras el verbo ‘ganar’, cualquier derrota es amarga. “Hay mucho esfuerzo y muchos partidos que se tratan de ganar, por eso cuando se pierde el sentimiento es muy malo”.

Carisma, respeto, disciplina y entrega, eso es Derek Jeter, el ejemplo a seguir de muchos niños, jóvenes beisbolistas y veteranos. No es perfecto, pero es abierto a las críticas, especialmente cuando dicen que su defensa realmente no es tan buena. “Esto es New York, las críticas son parte del juego, un reto”.

La presencia de Jeter en los diamantes es la cara opuesta a los escándalos que ha vivido el béisbol en años recientes por culpa del uso de esteroides y otras sustancias prohibidas.

El comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, en el 2009 le escribió una carta  elogiándolo: “Usted es un campeón y un embajador del béisbol. Usted encarna lo mejor de las Grandes Ligas. Dentro y por fuera del terreno usted es un hombre íntegro, usted tiene mi admiración”.

Jeter tampoco tiene problemas en decir las cosas de frente, como en el invierno reciente cuando las negociaciones de su nuevo contrato se complicaron. “Mentiría si digo que no me molesté porque las conversaciones para alcanzar un nuevo acuerdo salieron a la luz pública”. Altos mandos de los Yankees alcanzaron a expresar que si no estaba de acuerdo con la propuesta, que explorara otras alternativas.

El otro lado, out

Derek Jeter y su ex novia, la actriz Minka Kelly. /// Foto tomada de peliculasafondo.com

El otro lado de la vida por supuesto que entra en las secciones de farándula, pero no es la pretensión de Jeter, prefiere mantenerlo en silencio, una razón más para que sea admirado.

Tal vez la timidez a la que se refirió antes Torre es a la vida privada. Jeter una vez señaló que le gustaba cantar y bailar, pero solo cuando está solo, no en público.

Durante gran parte de su carrera lo han llamado el ‘soltero más cotizado de New York’. ¿Se casará? “Creo que algún día nos sorprenderá a todos”, dice su amigo Posada, quien en su boda tuvo el honor de contar con Jeter como padrino.

Lo único seguro es que en Monument Park del Yankee Stadium entre los números retirados de Billy Martin y Babe Ruth, el ‘uno’ y el ‘tres’, ya no habrá un vacío porque el ‘dos’ de Jeter ya tiene un lugar reservado, lo mismo que en el Salón de la Fama.

Su inmortalidad en la historia de los Yankees y del béisbol lo ha alcanzado por su trabajo duro y otra fórmula que él da. “Hay que divertirse. Estamos disputando un juego, es un negocio, es nuestro trabajo, pero no creo que se pueda ser bueno si no se divierte uno”.

Algunas cifras

Derek Jeter en 2000 fue el MVP de la Serie Mundial y del Juego de Estrellas, algo que nadie había hecho. /// Foto tomada de nydailynews.com

Es uno de seis jugadores con 2.700 hits, 1.500 carreras, 220 jonrones, 300 robos y 1.000 empujadas. Los otros: Barry Bonds, Craig Biggio, Willie Mays, Rickey Hernderson y Paul Molitor.

Cinco títulos de la Serie Mundial, 12 selecciones al Juego de Estrellas, cinco Guantes de Oro y cuatro Bates de Plata.

Novato del Año de la Liga Americana en 1996, MVP del Juego de Estrellas de 2000 y de la Serie Mundial del mismo año.

En 2009 se convirtió en el paracortos con más hits en toda la historia. Pasó a Luis Aparicio (2.673).

En los Yankees es líder en hits (3.088), bases robadas (339) y turnos al bate (9.868).

En postemporada es líder en partidos actuados (152), turnos al bate (623), hits (191), sencillos (136), carreras anotadas (107), dobles (31) y bases totales (290).

En los Yankees es segundo en dobles (492), Lou Gehrig es primero (534).

Primero en partidos jugados (2.426), Mickey Mantle es segundo (2.401).

Es tercero en los Yankees en carreras anotadas (1.769), por debajo de Lou Gehrig (1.888) y Babe Ruth (1.959).

Único jugador con 10 temporadas de al menos 190 hits y dobles dígitos en cuadrangulares y bases robadas.

Solo tres compañeros han estado juntos durante más de 15 temporadas en un solo equipo en la MLB, la NHL, la NFL o la NBA. Ese lujo lo tiene Jeter al lado de Jorge Posada y Mariano Rivera.

_________________________________________________________________________
Licencia Creative Commons
Béisbol a 2.600 metros por Carlos Alberto Amador Merchán se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 2.5 Colombia.
Basada en una obra en beisbol2600metros.wordpress.com.

Anuncios

Acerca de Carlos Amador

Periodista colombiano. Nací y crecí en Bogotá. Colaborador del periódico El TIEMPO y de 306Radio (programas 'Béisbol a 2600 metros' y 'Blitz306'). Con una adicción muy sana: béisbol. Twitter: @yankeerolo Correo: beisbol2600metros@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s